mayo 16 2024 0Comment

Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé, crónica de un colapso anunciado.

Esta nota, es una cronología de las distintas etapas que fueron sucediéndose desde el corte del puente hasta la fecha 16 de mayo. Solo pretende ser un resumen de todos los acontecimientos que ocurrieron cuando se detectó la falla, hasta el comienzo de los trabajos de reparación que aún continúan con cierta incertidumbre sobre su finalización.
En julio de 2023 Vialidad Nacional anunciaba que el puente Carretero quedaba a la espera del arreglo. Es abril de 2024 y el viejo viaducto sigue esperando.


Puente Carretero con circulación restringida por fragilidad estructural.

La cronología de advertencias, evaluaciones, intervenciones parciales, desidia e irresponsabilidad que conllevaron los hechos que desembocaron en que el puente Carretero haya sido clausurado para circular, salvando excepciones, merece un repaso especial a 10 meses de que se haya divisado una notoria grieta en el hormigón del viejo viaducto.
Decisiones que se podrían haber adoptado para evitar este desastre son varias, dada la supuesta «prioridad» que el año pasado Vialidad Nacional le había dado a la licitación de la obra madre a la cual los particulares tiempos de la política no acompañaron.
17 de junio de 2023, el día que se la grieta se divisó.
Fue el 17 de junio de 2023 el día en el que se localizó una grieta en la calzada del Puente Carretero, a unos 25 metros del ingreso al puente del lado de Santa Fe, que alertó a quienes habitualmente utilizan el viaducto. En ese momento, desde Vialidad Nacional llevaron tranquilidad, advirtiendo que la situación «no era grave y no ameritaba una inmediata intervención». Al ser parte de la Ruta Nacional 11, el Carretero debía ser diagnosticado e intervenido por Vialidad Nacional.


Grieta en el puente Carretero.

«No es grave ni amerita intervención»
Cuatro días después, desde el ente nacional explicaron lo que ellos mismos diagnosticaron sobre la rotura: «La gente se asusta, pero esto ya ha pasado anteriormente. La junta se ha gastado con el tiempo, es un puente que tiene más de 90 años, y el frío hace que se dilate y produce ese tipo de movimiento». Desde el organismo explicaron que se debían realizar dos arreglos, uno más sencillo de relleno de la grieta y repavimentación, y un trabajo definitivo del apoyo que «llevaría más tiempo», según indicaron y el cual no fue puesto en marcha hasta que no quedó alternativa de cortar la circulación por el puente.


«Si hubiera peligro ya lo hubiésemos cortado. No hay una situación de riesgo inminente ahora, pero va a haber que hacer intervenciones para que esto no se profundice y se comprometa el tránsito de alguna manera», dijeron en ese entonces para concluir.

Por aquel entonces también se llamó a «reforzar los controles para respetar la limitación existente al paso del tránsito pesado por el puente». Cabe recordar que ya regía la prohibición de circulación de semirremolques, bateas y camiones con acoplados.

Estudios y trabajos provisorios
Hacia fines de junio, Vialidad emitía un nuevo comunicado en el que se comprometía a realizar un «estudio detallado» sobre la situación: «A la vista de los daños en una de las juntas Thormack, y del desnivel producido en un apoyo móvil, el 7º Distrito Santa Fe del organismo elevó la semana pasada a Sigma Puentes de Casa Central un estudio detallado de la situación para determinar las intervenciones a realizar de manera prioritaria, en forma inmediata y en el corto plazo, dado el alto tránsito y la importancia de la vinculación vial».

El 29 de junio, Vialidad Nacional inició los estudios en los apoyos y juntas del Puente Carretero, sobre los cuales pesaban reparaciones que datan de la década de 1970. El 1 de julio finalizaron los estudios que verificaron la estabilidad de la estructura y ratificaron la necesidad de sostener la restricción de paso para el tránsito pesado. Además, se definieron las obras provisorias a hacer para intervenir el puente a la espera de la obra madre.
Estos trabajos provisorios comenzaron el 6 de julio, cuando personal de Vialidad colocó espaciadores entre las estructuras, debajo de las juntas de la calzada, para limitar cualquier tipo de nuevo desplazamiento. La segunda intervención se realizó entre el 11 y el 20 de julio, en vacaciones de invierno, momento en el que se hizo un fresado de la calzada, a ambos lados de la junta deprimida, con una repavimentación de las dos manos que nivelara la diferencia de altura entre las estructuras.

Desde julio el Carretero quedó «a la espera» de las obras definitivas

A continuación, lo que mencionaron desde Vialidad Nacional sobre la «prioridad» que tendría la obra madre de reparación del puente: «Con estas acciones preventivas la estructura quedará resguardada hasta la ejecución de las obras definitivas sobre el apoyo, modalidad y contratación que evalúa con prioridad el área especialista en puentes de Casa Central de Vialidad Nacional».

Una advertencia clave
Desde esta frase transcurrieron nueve meses sin licitación ni trabajo alguno sobre el agrietado puente por el que pasan 33.000 vehículos por día en condiciones normales. Y probablemente los plazos se hubieran seguido estirando si no llegaba una advertencia clave de parte de un ingeniero de Vialidad Provincial que dio cuenta del agravamiento del problema.
Esta advertencia llegó el 18 de marzo de este año, cuando el ingeniero civil Guillermo Ferrando advirtió como diagnóstico que “si se termina de producir la rotura, se puede llegar a caer el tramo”. Y agregó: «Hay que poner más fichas y lograr que haya una definición a nivel de Vialidad Nacional para asignar el dinero y rápidamente dar intervención directa. En ingeniería cuando se empiezan a sumar los errores y las fallas normalmente terminan en un problema mucho más serio».

El puente Carretero permanecerá cerrado para el tránsito por tiempo indefinido para su reparación.
Un día después de esta aseveración, Vialidad Nacional decidió incrementar la restricción de circulación sobre el Carretero a todo tipo de unidades de transporte de cargas durante las 24 horas del día. La nueva restricción comenzó a aplicarse la mañana del martes a partir de las 7, y abarcaba a vehículos con eje trasero dual, o de mayor porte, cargados o vacíos. Desde el municipio de Santo Tomé celebraron la medida en ese entonces, aunque afirmaron que «se debió tomar hace bastante tiempo».

Reclamos sucesivos
Horas siguientes, el diputado provincial Fabián Palo Oliver ingresó a la Cámara de Diputadas de la provincia un pedido para requerir información a Vialidad Nacional sobre la «real situación estructural del viaducto». Lo propio realizó el 21 de marzo el Concejo Municipal, solicitando información sobre el estado del puente Carretero y reclamando que el gobierno nacional envíe los fondos para su reparación.
El 22 de marzo, el Gobierno provincial le planteó al Ejecutivo Nacional la urgencia en atender la «grave» situación del Carretero con la voz del ministro de Obras Públicas, Lisandro Enrico: «Estamos seguros que si el Puente Carretero uniera Caba y Avellaneda ya estaría arreglado».
Además, el 26 de marzo se realizó un encuentro entre los intendentes de Santa Fe y Santo Tomé además de funcionarios provinciales para unificar el reclamo del arreglo del puente, en la cabecera santotomesina del enlace vial. El intendente de Santo Tomé, Miguel Weiss Ackerley, postuló al reclamo como «histórico» y llamó al «sentido común» de Nación para que se concrete el arreglo.


Funcionarios locales y provinciales reunidos para unificar el reclamo del puente Carretero.

Nueve meses y 11 días después, corte total
A nueve meses y 11 días desde que quienes integraban el cuerpo de Vialidad Nacional en la anterior gestión presidencial hayan mencionado que la situación «no es grave y no amerita una inmediata intervención», desde el mismo cuerpo se determinó inhabilitar la circulación sobre el Puente Carretero para todo tipo de vehículos.
La medida se aplicó desde las cero horas del viernes 29 de marzo, quedando habilitado el viaducto exclusivamente para unidades de emergencias y seguridad, como así también con precaución de peatones, bicicletas y motovehículos. Esto trajo aparejado diagramar nuevos recorridos de colectivos de la Línea C azul, C verde y C negra; el levantamiento de las barreras del peaje que empalma autovía 19 con autopista Rosario – Santa Fe; y el maltraer que ya sufren santotomesinos y santafesinos para ir de una localidad a otra recorriendo hasta 15 kilómetros en un viaje.


Imágenes del puente Carretero cerrado al tránsito vehicular


Minutos después de conocerse la drástica medida, Vialidad informó que sobre la calzada rota se instalaría un puente Bailey de unos 20 metros de largo, montándose por encima de la calzada del puente Carretero apoyando en los extremos sobre las dos pilas del viaducto que no presentan roturas, en voladizo por encima de la estructura. El enlace provisorio solo se planificó para uso exclusivo de colectivos del servicio de transporte público al momento que quede instalado.

Acceso a Santa Fe colapsado.
El miércoles 3 de abril, primer día hábil desde el corte total en el Carretero, fue la primera prueba de fuego del operativo que consistió en organizar el ingreso de vehículos a Santa Fe desde autopista Rosario – Santa Fe. Pasadas las 7, desde el centro de monitoreo conjunto dispuesto a la altura del puente sobre el río Salado se registró el paso de entre 50 y 60 automóviles por minuto.


Tránsito muy congestionado en el ingreso a la ciudad de Santa Fe por autopista en el primer día tras el cierre del puente Carretero

La policía de la provincia dispuso siete puestos de control en la zona situados en la circunvalación, a la altura de la última casa bomba antes de la autopista; en el puente Carretero, tanto del lado de Santa Fe como de Santo Tomé; en la Ruta 19; en el acceso norte y en la zona del peaje de Sauce Viejo.

El puente Bailey
Esa misma tarde, los camiones de traslado de los componentes del puente Bailey mencionado arribaron al campamento que Vialidad Nacional posee en La Guardia, en el cruce de Ruta Nacional 168 y Ruta Provincial 1. Otros equipos de montaje como una grúa especial se estacionaron en el patio interno de la sede del 7º Distrito Santa Fe, ubicado en 27 de Febrero y Salta.


El pasado jueves 4 de abril comenzó la ubicación de los componentes y equipos en la cabecera este del puente Carretero para la instalación del puente Bailey. Estiman que en el lapso de esta semana se culminará con la instalación del mismo para luego dar lugar a la obra madre de reparación del puente, la cual estiman un plazo no menor al de 60 días.
Este lapso de tiempo será el que santotomesinos y santafesinos deberán gastar más combustible, además de pasar tiempo en largas filas y viajes para llegar a destino, tiempo que los gobiernos de turno no solo no tuvieron en cuenta, sino que lo perdió irresponsablemente, Mientras tanto, miles de santafesinos y santotomesinos sufren las consecuencias.

Así se ve el armado del puente Bailey sobre el Carretero desde el aire.
Avanza a buen ritmo la construcción del puente Bailey sobre el puente Carretero que une a la ciudad de Santa Fe con Santo Tomé en fecha 5 de abril. Vialidad Nacional ya realizó el montaje de la estructura metálica y estiman que el paso podría estar habilitado el 7 u 8 de abril.


La estructura del puente Bailey tiene 20 metros de largo y un solo carril de paso.

Se habilitó el puente Bailey sobre el Carretero y hay restricciones en la circulación de vehículos el 8 de abril.
Qué vehículos podrán circular sobre el Puente Bailey
Colectivos de la línea continental (línea C) podrán circular con normalidad. Se habilitará desde las 4 AM. Además, agregarán más líneas de circulación, ya que se prevé, que muchas personas optarán por utilizar el servicio.
Minibuses: transporte escolar, ambulancias y policías
Remises y taxis ploteados, con su reglamentación correspondiente, que deberán exhibirlo en dos controles viales que habrá sobre el puente.

Qué vehículos no podrán circular
Los transportes de largas distancias no podrán circular. Solo podrán hacerlo por el puente carretero, cuando ya esté reparado y el puente Bailey se haya retirado.
Automóviles particulares, tampoco podrán hacerlo.
Motocicletas y bicicletas, seguirán circulando por el costado del puente carretero, con velocidad reducida. No podrán circular sobre el puente Bailey y habrá multas en caso de no cumplir con esta medida y también si se excede la velocidad.

Previamente, se pavimentaron las rampas, sobre un compactado de suelo.


Se pavimentarán las rampas de acceso al puente Bailey.

Cabe aclarar que el resto del tránsito se desvía por la Autopista Santa Fe – Rosario ubicada a cinco kilómetros al norte del centro de Santo Tomé, cómo única conexión vial posible entre ambas ciudades., ocasionando al principio numerosos congestionamientos de tránsito. Además se liberó el peaje de Santo Tomé, no así el de Sauce Viejo. Debido a la restricción de tránsito por la grieta en el Puente Carretero, los 40 mil vehículos que cruzaban a diario el viaducto ahora se ven obligados a recorrer caminos alternativos más extensos, que implican invertir no solo más tiempo, sino también el doble de dinero.


La distancia que hay entre los dos puntos de referencia de Santa Fe y Santo Tomé se duplica -o triplica- con el cierre del Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé.


Alrededor de 40 mil vehículos se sumaron al tránsito de la Autopista Rosario – Santa Fe desde el pasado 29 de marzo.

Se comienza con la reparación.
A 45 días del cierre del Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé, el 10 de mayo comienza el montaje de las primeras estructuras metálicas para reparar el viaducto. El armado será entre las 12 y las 16 y se ejecutará de manera paralela al puente Bailey.
Marcos Bouvier, director de Seguridad Ciudadana de Santo Tomé, indicó que las estructuras se van a instalar debajo del Puente Carretero para intentar observar con mayor precisión la gravedad de los inconvenientes. «La escalera se coloca hoy para que los ingenieros puedan hacer mediciones», expresó el funcionario municipal. Según detalló Vialidad Nacional, las escaleras y los andamios que se colocarán este viernes estarán sostenidos por el Puente Carretero. Los trabajos de montaje continuarán la semana próxima con el traslado del resto de las estructuras que se construyen en la sede de la empresa a cargo de la obra.
«Desde estas pasarelas se conformarán las ménsulas que permitirán reparar los apoyos dañados y elevar la estructura afectada. Con similares vigas suplementarias se intervendrá de manera preventiva en los otros tres apoyos ubicados entre el Vado y el estribo este», sostuvieron desde el organismo nacional en un comunicado de prensa.


Parte de las estructuras que se montarán este viernes para poder realizar los arreglos del Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé.

Reparación del Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé: los trabajados demandarán de tres a cinco meses.
Desde Vialidad Nacional señalaron que los trabajos de reparación del Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé demandarán entre tres y cinco meses.
El pasado viernes el organismo vial nacional comenzó el montaje de las estructuras metálicas, lo que dio inicio en el viaducto a los arreglos. La movilización de equipos y el armado se ejecutó de manera paralela al puente de emergencia, sobre la mano a Santo Tomé, sin afectaciones en el paso alternado por el Bailey.


La movilización de equipos y el armado se ejecutó de manera paralela al puente de emergencia, sobre la mano a Santo Tomé, sin afectaciones en el paso alternado por el Bailey
Asimismo, desde Vialidad Nacional estimaron que en aproximadamente 60 días podría dejar de usarle el puente Bailey, debido al avance en los trabajos. Luego, las tareas se realizarán sin la necesidad de interrumpir o restringir la circulación. Ahora, la prioridad en los trabajos está en el arreglo de los apoyos afectados para restablecer la normal transitabilidad. Además, el sábado se procedió al montaje de escaleras y andamios sostenidos de la propia estructura del viaducto.
Desde estas pasarelas se conformarán las ménsulas que permitirán reparar los apoyos dañados y elevar la estructura afectada. Con similares vigas suplementarias se intervendrá de manera preventiva en los otros tres apoyos ubicados entre el Vado y el estribo este.

Qué va a pasar con la circulación por el Puente Carretero mientras se hagan las reparaciones

Detalles de los trabajos
El trabajo en cada zona se va a realizar mediante la instalación de andamios que irán colgados de las vigas y laterales del puente. Es decir que no tienen apoyo sobre el lecho del río ni en el bañado. En los puntos dañados se colocarán ménsulas similares a las que se colocaron en la década del ‘70, cuando se hizo otra reparación.
De esta manera, la obra comprende la colocación de las ménsulas suplementarias debajo de las vigas “Gerber”. Como obra complementaria en el apoyo afectado, una vez elevada la estructura del puente, se retirará el Bailey y se reconstruirá la junta “Thormack” dañada donde se habían colocado los chapones metálicos para reducir el impacto del paso del tránsito.
A su vez, se trabajará en otros tres puntos dañados en menor medida que se ubican en distintos tramos del puente, entre el Vado y la cabecera Santa Fe, pero más cerca de Santo Tomé. Son apoyos dañados detectados a través de los estudios que realizó Vialidad Nacional hace un tiempo atrás. Esta intervención en los otros tres puntos se realiza de manera preventiva para evitar futuros daños a los apoyos, como ocurrió con el tablero deprimido.

Los trabajos estarán encarados por la empresa Cicsa, oriunda de Rosario y demandarán unos tres meses de ejecución, según los plazos previstos. El monto del presupuesto 595 mil dólares.
Las reparaciones se harán en cuatro apoyos del puente Carretero que están dañados. El primero será en la zona a donde se instaló el Bailey. Lo que se va a hacer es levantar el tablero, arreglar el apoyo deprimido, retirar el puente Bailey, arreglar la junta y volver a garantizar así la transitabilidad.
Los otros tres puntos dañados en menor medida se ubican en distintos tramos del puente, entre el Vado y la cabecera Santa Fe, pero más cerca de Santo Tomé. Son apoyos dañados detectados a través de los estudios que realizó Vialidad Nacional hace un tiempo atrás. Si no se reparan podrían tener alguna afectación en el futuro. Es un trabajo preventivo para evitar que ocurra lo que ya sucedió en el sector a donde se debió instalar el Bailey.
El trabajo en cada zona se va a realizar mediante la instalación de andamios que irán colgados de las vigas y laterales del puente. Es decir que no tienen apoyo sobre el lecho del río ni en el bañado. En los puntos dañados se colocarán ménsulas similares a las que se colocaron en la década del ‘70, cuando se hizo otra reparación.


Santa Fe- Santo Tomé: el gobernados de Santa Fe Maximiliano Pullaro afirmó que «se analiza» la posibilidad de construir un nuevo puente paralelo al Carretero

El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, se refirió al Puente Carretero que permanece cerrado para el normal cruce entre Santa Fe y Santo Tomé, y afirmó que «se analiza» la posibilidad de construir un puente paralelo.
Desde el Ejecutivo estiman que una inversión de 200 millones de dólares sería imposible sin el apoyo nacional.
Como consideración final, si la obra de reparación del Carretero, se realiza con la responsabilidad que la obra implica, no sería necesario construir un puente paralelo por el momento y el actual puente se mantendría operativo para la circulación vehicular.
No obstante, sería a futuro un gran aporte a la comunicación entre ambas ciudades y no estaría descartado. Dadas las circunstancias económicas actuales, no sería una obra inmediata para realizar en estos momentos. Queda en los deseos de los santafesinos y santotomesinos, que después de tantos vaivenes económicos y políticos, se realice este nuevo puente para evitar situaciones como las actuales.
Fuentes: Aire de Santa Fe, El Litoral, UNO, Telefe. YouTube

Escribe una respuesta o un comentario